Tenista español promociona el Samsung Galaxy S4 desde su iPhone

Dentro de la campaña publicitaria que Samsung ha lanzado en España con el lanzamiento del Galaxy S4, la compañía ha recurrido a dos tenistas de cierto renombre para usarlos como prescriptores de su producto. ¿El problema? David Ferrer, uno de los tenistas participantes en la campaña, ha publicado un tweet alabando el Samsung Galaxy S4 pero, lo más curioso, es que lo hizo usando un iPhone.

David Ferrer - Tenista español promociona el Galaxy S4 desde su iPhone Agréganos a tu página de inicio en google chromeif (window.chrome.app.isInstalled) { document.getElementById('install-button').display = 'none';}

Canales como Facebook, YouTube o Twitter se han convertido en potentes altavoces que empresas, políticos o instituciones públicas utilizan para establecer una relación mucho más cercana con sus clientes, votantes o con la ciudadanía. Las marcas también aprovechan Twitter y Facebook para realizar campañas publicitarias y promocionar sus productos y sus servicios, una fórmula cada vez más común que se combina con la búsqueda de prescriptores que ayuden a promocionar tus productos o tus servicios. Normalmente, el prescriptor suele ser alguien que cuenta con un número importante de followers, es decir, alguien cuyos mensajes tienen bastante difusión y, por tanto, son muchas las marcas que suelen recurrir a personalidades conocidas como deportistas o presentadores de televisión aunque no siempre este tipo de campañas sale bien y, hoy mismo, la campaña del Samsung Galaxy S4 que estaba llevando a cabo un tenista ha terminado promocionando al iPhone de Apple al publicar el tweet promocional desde su iPhone.

Cuando alguien busca un prescriptor, lo normal es buscar a alguien que vaya a utilizar tu producto, al menos, mientras la campaña esté en curso. Esto no es nuevo, es algo que vemos en el mundo deportivo con los automóviles que conducen-promocionan los jugadores de fútbol o con la ropa que llevan puesta; sin embargo, cuando mezclamos publicidad y tecnología, la combinación no siempre resulta bien y los "hábitos de uso" pueden terminar primando frente a los "compromisos laborales".

Desde el pasado sábado se vende en España el Samsung Galaxy S4, el nuevo smartphone de Samsung de gama alta. Para este lanzamiento, la compañía no ha escatimado en medios, prueba de ello fue la performance de la presentación, y ha puesto en marcha una potente campaña publicitaria en la que ha movilizado a los tenistas David Ferrer y Nicolás Almagro para que ejerzan de prescriptores del producto. Además de emitir una nota de prensa con los tenistas usando el terminal durante el Open Banc Sabadell de tenis que se disputó el fin de semana pasado (el del lanzamiento) o enviar alguna imagen a través del perfil de Twitter, los tenistas tenían que ejercer de embajadores de la marca y comentar, a través de sus perfiles, las bondades del producto (y con esto no quiero decir que no las tenga porque, realmente, el S4 es un buen smarphone).

¿El problema? Intentar emular a Oprah Winfrey con uno de los grandes FAILs del año 2012: recomendar un dispositivo usando el rival. Si Oprah intentó recomendarnos la Surface de Microsoft usando su iPad, el tenista David Ferrer ha intentado ensalzar las bondades del Galaxy S4 desde su iPhone de Apple. El fallo, obviamente, ha corrido como la pólvora a través de Twitter y aunque el tweet se haya borrado y se haya sustituido por uno enviado desde "el dispositivo correcto", el fallo es de libro y la credibilidad de este prescriptor del producto queda bastante tocada (recordemos a Alicia Keys, la flamante directora de creativa de BlackBerry, promocionando la marca que representa con su iPhone aunque luego le echase la culpa a unos hackers)

A estas alturas nadie se escandaliza de ver a un personaje notorio anunciar un producto a través de su cuenta en Twitter o su página en Facebook, es algo ya tan cotidiano como una campaña en prensa o un anuncio de televisión, sin embargo, un mal movimiento puede echar abajo una campaña de gran presupuesto que quizás, sobre un Power Point, parecía la estrategia perfecta.

Efectivamente, un fallo lo puede tener cualquiera y es de humanos equivocarse pero, aunque se borre el tweet y se vuelva a "reponer" para tapar el hueco, este tipo de fallos dejan rastro y demuestran que, al final, más que buscar un prescriptor de tu marca (alguien que usa realmente tus productos y está alineado con tus productos o tu filosofía) lo que se está buscando es un mero soporte publicitario con buena difusión e impacto, independientemente de si usa o no tus productos (algo que parece ser secundario).

En Reino Unido, por ejemplo, las autoridades ya han llamado la atención sobre este tipo de campañas y el uso de prescriptores-mercenarios para promocionar productos haciendo pasar que, realmente, son usuarios de los mismos y recomienda que se informe si se está haciendo promoción pagada o si, realmente, se está usando el producto que están comentando.

Volviendo a Samsung, evidentemente es una campaña publicitaria pero, tras esto, ¿vale la pena seguir manteniendo la campaña con David Ferrer? ¿Sigue teniendo credibilidad como prescriptor del producto? Personalmente, creo que lo mejor sería cambiar de estrategia pero, seguramente, la maquinaria siga en marcha pero no sé yo si el rédito que le esperaban sacar a la campaña, realmente, se va a materializar en lo que Samsung espera viendo que el prescriptor realmente usa a su competidor.


Fuente

GamesGt JuanjoApps

Some say he’s half man half fish, others say he’s more of a seventy/thirty split. Either way he’s a fishy bastard.

0 comentarios: